Tipo de mieles

Tipo de mieles

Existen más de trescientas variedades de mieles, dependiendo del tipo de insecto que realiza la recolección y de la fuente vegetal/floral que visita el insecto.

Tipo de insecto

Según el tipo de insecto, existen mieles de abeja, de avispa y de hormiga melífera. En este artículo nos centraremos en la abeja europea (Apis mellifera) también llamada abeja doméstica. Es la especie de abeja más extendida en el mundo.

Fuente/origen vegetal

Según la fuente o el origen vegetal las mieles se pueden clasificar en:

  • Miel de flores (las abejas la producen a partir del néctar).

En este caso puede resultar de una amplia variedad de especies de plantas ya que las abejas recolectan néctar de las diferentes flores circundantes (en general recolectan en un radio de 3 km, aunque prefieren el alimento que se encuentra dentro de un radio de 1,5 km). Por lo general, suelen ser mieles más claras y trasparentes (en estado líquido). Dulces y suaves. Aunque hay excepciones como la miel de brezo, que es más oscura y fuerte.

Por lo general, la miel se clasifica desde un punto de vista botánico como;

-Miel Monofloral cuando el néctar recolectado por las abejas es predominante de una especie vegetal en concreto, por ejemplo, miel de Romero. Observando la miel al microscopio se necesita encontrar al menos un 45% de los granos de polen provenientes de una sola especie floral. Hay algunas excepciones, como en el caso de la miel de lavanda (espliego), para la cual solo se requiere el 15% del grano de polen para clasificarla como monofloral.

-Miel Multifloral cuando el néctar recolectado por las abejas es de varias especies vegetales diferentes, y en proporciones muy variables, por ejemplo, miel multiflora, con néctar del Romero, Tomillo, escobizo… Observando la miel al microscopio se compone de granos de polen de varias especies vegetales, ninguna de las cuales es predominante.

  • Mielatos (también llamados ligamaza, rocío de miel, mielada o melado).

En este caso las abejas producen la miel a partir de una sustancia viscosa rica en carbohidratos (no es savia) que envuelve las semillas de algunas plantas o es secretada por la propia planta. Estas mieles suelen ser de pinos, abetos, encinas o alcornoques. Son de color más oscuro, menos transparentes y menos dulces.

Actualmente, los principales criterios para la clasificación de la miel atendiendo a su origen botánico son:

  • Las propiedades organolépticas
  • El análisis fisicoquímico
  • El espectro del polen

Para analizar los dos últimos criterios, tanto el análisis fisicoquímico como el espectro del polen, son necesarias técnicas de laboratorio. Únicamente las propiedades organolépticas son las que se pueden experimentar a nivel de usuario sin ningún tipo de técnica, instrumento o maquinaria. Estas propiedades atienden a todas aquellas descripciones de las características físicas del alimento, en ese caso la miel. Según las pueden percibir los sentidos; sabor, textura, olor, color…

Todas estas características físicas vienen determinadas por el origen floral de la miel. De forma general podemos ver como las mieles claras, suelen tener un aroma y sabor más suaves. Con una concentración de minerales y otras sustancias más minoritarias. Sin embargo, las mieles oscuras suelen tener más sabor y aroma, más densidad y mayor contenido en minerales.

Por su particular sabor, gusto y propiedades biológicas, las mieles monoflorales son las más demandadas. Por esa razón, la fuente botánica de la miel está muy relacionada con su precio. Asimismo, el origen geográfico es un parámetro importante con respecto a la diferenciación y valorización de la miel. Dependiendo de su origen geográfico, la región donde se ubican las colmenas y el entorno circundante, la miel puede adquirir diferentes características y propiedades.

Las demandas de los consumidores de productos auténticos y naturales con propiedades beneficiosas para la salud han posicionado a la miel como un importante producto alimenticio sujeto a numerosos estudios. La importancia de la miel comienza en su producción, de la que son responsables las abejas, siendo todo el proceso de polinización vital para la biodiversidad mundial. Las especies de plantas que proporcionan néctar, las especies de abejas, el área geográfica y las condiciones de recolección influyen en las propiedades y clasificaciones de la miel.   

Las mieles clasificadas como mieles monoflorales generalmente se perciben como productos de primera calidad, muy valorados, debido a sus sabores refinados y únicos.

En contraposición, la disminución de las poblaciones de abejas, el aumento progresivo de la miel importada con precios más bajos y de menor calidad ha provocado la adulteración de la miel a través de un etiquetado incorrecto de origen y mezclas fraudulentas con mieles de menor calidad o con jarabes de azúcar.  

Hoy en día, las principales preocupaciones de los productores están relacionadas con la autenticidad de la miel. Se centran en el etiquetado incorrecto de los orígenes tanto botánicos como geográficos. 

No Comments

Publica un comentario

2 + 2 =

X